Sal de tus deudas ¡ya!

¿Estás cansado de quedarte en ceros cada quincena? ¿Debes a las tarjetas de crédito, a tus amigos y hasta tu familia? No te agobies, si te lo propones, puedes lograr salir de tus problemas económicos y cambiar de los números rojos a los negros.

Muchos no se dan cuenta que gastar el exceso puede convertirse en una bola de nieve que empieza a afectar todos los aspectos de tu vida. Los problemas económicos pueden provocar broncas con la pareja, los amigos y la familia. Además si las deudas pueden irse acumulando hasta convertirse en un problema tal el que trabajes sólo para pagar los intereses o tus deudas sin poder disfrutar de los beneficios. Antes de que te suceda esto, sigue estos consejos:

 Deja las compras emocionales.

Así como muchas personas se van a la panadería y se comen 5 donas de un jalón cada vez que se sienten deprimidas, hay quienes eligen ir a comprar algo, lo que sea para satisfacer sus necesidades emocionales. Se compran ropa, un CD, una bolsa, unos zapatos, algo para su casa o cualquier cosa que las haga sentir una sensación agradables. El comprar de forma emocional te puede hacer sentir bien en el momento de la compra e incluso el día en el que usas lo comprado, pero los sentimientos que te están molestando siguen ahí y regresarán eventualmente. Lo malo es tú estarás un poco más pobre cuando esto suceda.

No cierres los ojos.

Cuando tenemos muchas deudas y poco dinero, nos tranquiliza la idea de guardar toda la correspondencia y no abrirla hasta la siguiente Navidad. También, dejar de contestar el teléfono para que no pueda hablar ninguna persona a la que le debas. ¿Sabes qué pasa con esto? El cegarte con respecto a tus responsabilidades financieras es una pésima idea. ¿Si no sabes cuánto dinero debes, cómo vas a buscar la manera de salir de tus problemas económicos? Además, no puedes esconderte del mundo para siempre, mejor descubre a cuanto ascienden tus deudas y empieza a pagar aunque sea en plazos pequeños y quítate muchos problemas de encima.

Crea una nueva fuente de ingresos.

Hay veces en las que por mucho que ahorres, es imposible salir fácilmente de tus deudas pues lo que necesitas es más dinero. Si este es tu caso es el momento de buscar nuevas opciones para conseguir dinero extra. Muchas personas lo han hecho con mucho éxito: Puedes buscar algún producto para vender, dar clases de música o de algún idioma, realizar un proyecto extra en tu trabajo, cuidar a tus sobrinos en las tardes, etc. Busca una actividad en la que ganes algo de dinero extra con el cual puedas pagar lo que debes y por qué no, hasta ahorrar un poco.

Empieza a organizarte.

Si deseas gastar menos y ahorrar más empieza a organizar todos tus gastos mensuales. Las visitas continuas al supermercado, pueden hacer que compres productos innecesarios y por lo tanto que gastes de más. Así que antes de ir de compras, haz un plan de todos los menús que cocinarás durante una o dos semanas, y compra sólo lo necesario. Lo mismo con la gasolina para tu auto. Esta rinde más si llenas el tanque de tu gasolina cada vez que visites la gasolinera en lugar de cargar de poco en poco pues así la gasolina se evapora más rápido. En el caso de tus gastos mensuales, trata de ahorrar en los consumos de electricidad, gas, teléfono y agua y paga antes de la fecha de pago para no tener que pagar recargos.

 No caigas en la trampa de los meses sin intereses.

Constantemente somos bombardeados con promociones de ropa, electrodomésticos, aparatos electrónicos, accesorios y hasta viajes que podemos pagar en 6, 9 y 12 meses sin intereses. ¡Maravilloso! ¿Quién no se puede resistir? Pues precisamente por eso, sin darnos cuenta, al poco tiempo podemos acabar con tantos cargos mensuales que poco a poco llegarán a sumar una gran cantidad de dinero y si no se paga a tiempo, de deudas extras.

 Escoge qué tarjeta pagar.

Las tasas de interés en las tarjetas de crédito son cada vez más altas y pueden hacer que prácticamente tires mes con mes tu dinero a la basura. Por esta razón, si tienes deudas en varias tarjetas de crédito, trata de pagar una por una. Si pagas el mínimo de todas tus tarjetas es muy difícil que las llegues a liquidar algún día. Una excelente opción es que elijas qué tarjeta liquidar primero. Escoge la que te cobre los intereses más altos y realiza pagos mayores al mínimo. Deja de usar la tarjeta y mes con mes paga lo más que puedas. Cuando termines de pagar esa tarjeta, sigue con la siguiente que dabas. Si eres constante y tienes fuerza de voluntad, lograrás liquidar tus tarjetas en un lapso de unos meses o un año.

Piensa muy bien antes de hacer cualquier compra.
Piensa muy bien antes de hacer cualquier compra.

¿En verdad es necesario?

Si quieres salir de tus deudas y empezar a ahorrar, haz lo siguiente. Antes de que hagas una compra, hazte esta pregunta. Cuando tienes que ponerte a dieta económica, cada centavo que gastas, cuenta.

¿Comprar al mayoreo?- Las tiendas de descuento son una excelente opción cuando tienes una fiesta de 30 personas o un negocio que surtir, pero si son menos de 5 en tu familia, no te ahorrarás mucho comprando ahí. ¿En verdad necesitas 4 mayonesas? La verdad es que no. Es posible que hasta el producto que compres llegue a su fecha de caducidad antes de que lo hayas utilizado. Además, cuando necesitas dinero, es mejor tenerlo en efectivo que en una enorme alacena de productos que no usarás en mucho tiempo.

 ¿Tener chofer o sirvienta?– De primera instancia podrás decir, ¡claro que es necesario!, pero si lo piensas bien, cada vez hay más productos que nos facilitan la vida en el hogar. Aparatos como la lavadora y secadora de platos, la lavadora de trastes, el microondas, los limpiadores multiusos, etc. pueden ser tus grandes aliados en la casa. Empieza a aprovecharlos y a pedir que cada uno de los integrantes de tu familia cooperen con la casa. Verás como podrás ahorrar una gran cantidad de dinero. En el caso del chofer, organiza rondas para llevar a los niños a la escuela, aprovecha el transporte público en algunos trayectos y ten mucha paciencia para hacer las cosas tú sola, incluyendo buscar lugar de estacionamiento.

¿Pagar el precio completo? – La mayoría de los productos en el mercado se ponen el rebaja en algún momento. Si en verdad quieres ahorrarte un dinerito, empieza a comprar ropa fuera de temporada, como la ropa aunque la uses seis meses después y espera a las grandes rebajas de las tiendas departamentales para comprar electrodomésticos, productos de línea blanca y electrónica.

¿Comer fuera de casa? – ¿Sabías que al comer fuera de casa puedes gastar de 6 a 10 veces más que si comes en tu casa? Por esta razón, cuando estás intentando cuidar tu economía, trata de comer en casa la mayor parte del tiempo. Organiza comidas con tus amigas o familiares en tu casa y divide los gastos. Una ventaja extra: no tendrán que darle propina a ningún mesero y se podrán quedar el tiempo que quieran en la sobremesa.

¿Ir al salón de belleza? – Sabemos que la belleza cuesta, pero ¿en verdad necesitas un manicure cada semana o un retoque de raíces cada mes? En los salones de belleza los precios pueden ser muy altos. Un tinte de pelo te puede costar hasta 5 veces más si te lo aplicas en el salón de belleza que si lo haces en casa. ¿Preocupada por los resultados? Pídele a una amiga que te aplique el tinte o te haga un buen manicure. Deja las visitas al salón de belleza sólo para las ocasiones especiales.

¿Te gusto el contenido de hoy? Sígueme en Facebook, dale LIKE y deja tus comentarios en TU DOSIS DIARIA.

https://www.facebook.com/tudosisdiariablog

Autor entrada: Dosis Diaria

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.