¿Sabías que la buena suerte depende de ti?

la buena suerte depende de ti

Si te dijeran que la buena suerte depende de ti ¿qué responderías? Cuando pasamos por una temporada de mala suerte, aquellas en las que todo parece ir en nuestra contra (nos chocan el coche y descubrimos que el seguro ya se venció, nos tropezamos en un escalón y nos rompemos el tobillo y por si fuera poco, una semana después nos corren del trabajo), nos escudamos diciendo que se trata de una mala racha y que tendremos que esperar a que termine, pero no nos damos cuenta de las actitudes que tomamos para auto sabotearnos.

Jorge Bucay, autor de “El Mito de la Diosa Fortuna”,  asegura que la suerte influye en nuestras vidas pero no alcanza a determinarla. Aceptar la responsabilidad que nos toca en cada uno de nuestros fracasos o éxitos es imprescindible para cualquier logro. La suerte es una realidad subjetiva pues aquellos que se sienten afortunados tienen, en promedio, una mejor suerte, dado que tienen una actitud más optimista y un comportamiento más constructivo, positivo y comprometido frente a los problemas.

 Existen una serie de factores comunes o de principios que nos ayudan a tener una mejor suerte. Estos tienen mucho que ver con una determinada actitud o postura ante la vida, con la perseverancia, el asumir la responsabilidad de nuestra vida y el amarnos.

Decide ir tras la buena suerte

Es muy fácil sentarte a quejarte de tu mala suerte y no hacer nada al respecto. De hecho mucha gente lo hace y la vida las vive a ellas en lugar de vivir su propia vida. Por eso decidir ir tras la buena suerte es ejercer la responsabilidad de nuestra vida. Darnos cuenta de que la vida es nuestra y de nadie más y por lo tanto, en lugar de resignarnos con lo que tenemos podemos cuestionarnos y decir: “yo no puedo cambiar el viento pero puedo intentar cambiar las velas para aprovechar la dirección del viento”. Es por eso que la cuestión esencial es encontrar un sentido por el cual vivir y saber qué queremos hacer con nuestra vida.

Crea nuevas circunstancias

Si ahora no tienes buena suerte tal vez sea porque las circunstancias en tu vida son las mismas de siempre. ¿Cuantas veces has querido que las cosas cambien a tu alrededor pero no haces ninguna modificación significativa? Por ejemplo: has tronado con todas tus parejas en los últimos años y estás segura que no tendrás una relación duradera nunca. Pero ¿alguna vez has pensado en cambiar tu manera de llevar una relación en base a tus errores del pasado? El psicoterapeuta Milton Erickson, dijo: “si sigues haciendo lo que estás haciendo, seguirás consiguiendo lo que estás teniendo. Es por eso que para tener un resultado diferente, tendrás que hacer algo nuevo”. Si no funciona una estrategia, intenta otra y luego otra y la buena suerte llegará.

Ayuda a que los demás tengan buena suerte

Un regla de suma importancia para lograr la buena fortuna es no sólo buscar el propio beneficio sino pensar en los demás. Esto, sin lugar a dudas trae buena suerte pues esta regla se basa en el amor, un sentimiento que conlleva a los principios de confianza, cooperación, entrega y fe. Cuando pensamos en los demás y sobre todo, en los que más queremos, disfrutamos el proceso mucho más pues sabemos que lo que estamos haciendo tiene un fin mucho más grande e importante. “Uno puede vivir su vida como si fuera una isla pero si vives aislado, la cantidad de sinergias, de recursos, de apoyos que puedes generar son nulas. A medida que existe el otro, tienes una posibilidad de realización y movimiento mucho mayor”, comenta Alex Rovira, autor de “La Buena Fortuna”.

No te preocupes por el azar

Para los que sólo creen en el azar, crear circunstancias les resulta absurdo. Para los autores de “El Mito de la Diosa Fortuna” y “La Buena Suerte” el azar sí existe pero de ninguna manera debe de empañar nuestra búsqueda de la buena suerte. Hay que recordar que en nosotros está la fuerza para transformar nuestra vida y que los elementos externos pueden jugar un papel importante pero no el mayor. Por lo tanto, si empiezas a crear las circunstancias adecuadas, no te preocuparás por lo demás pues sabrás que tarde o temprano lograrás tu objetivo.

Ten confianza de que llegará

Aun bajo las circunstancias aparentemente necesarias, a veces la buena suerte no llega. Ese es el momento en el cual debemos de recordar que cualquier pequeño detalle es más importante de lo que creemos. Así que en tu búsqueda de la buena suerte siempre ten presente que en cada acto, cada movimiento, cada deseo y cada elemento en tu vida puede hacer una gran diferencia en la búsqueda de tu suerte. La oportunidad de tener mejor suerte no es cuestión de sueños o azar ¡siempre está ahí! A veces creamos circunstancias, pero creemos que el mundo conspira en contra de nosotros. Piensa de manera contraria y deja que tu corazón hable. De esta manera la buena suerte llegará.

Empieza ¡hoy!

¿Cuántas veces nos quejamos de nuestra mala suerte pero preferimos lamentarnos en lugar de hacer algo al respecto? Aquí es cuando es importante actuar en el momento y no dejar que la mala suerte nos vaya consumiendo las ganas de luchar. Si “dejas para mañana” la preparación de las circunstancias apropiadas, la buena suerte quizá nunca llegue. Como todo en la vida, no debemos de dejar para después los cambios que podemos hacer hoy. Ponte retos significativos cada día y haz todo lo posible para superarlos día con día, pues esta será la única manera en la que saldrás de tu zona de confort, la cual puede ser mortal para una vida en continuo crecimiento.

Favorece tu suerte

En “El Mito de la Diosa Fortuna”, Jorge Bucay nos plantea algunos desafíos, que nos pueden ayudar a la hora de encontrar nuestra suerte. Para favorecer nuestro encuentro con ella, es importante llevar a cabo lo siguiente:

–       Aférrate a tus sueños.

–       Desarrolla tu autoestima.

–       No permitas que te abandone el buen humor.

–       No te olvides de ser agradecido.

–       Usa tu creatividad.

–       Aprovecha tu intuición.

–       Confía en ti.

–       Relaciónate con la posibilidad de cambio.

–       Nunca desprecies los pequeños logros.

 

Autor entrada: Dosis Diaria

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.