Controla tus miedos antes de que te controlen a ti.

Hace unos días escuché una frase muy poderosa que me hizo reflexionar: “El miedo es falta de control”. Esto me llevó a pensar acerca de todos los momentos en los que me he enfrentado al miedo durante mi vida. Viniendo de una persona como yo, quien ha sido muy miedosa desde pequeña y quien ha luchado mucho por superarlos, nunca me había imaginado que lo que tenía que hacer era encontrar más control en mi vida. Creo que aunque cada miedo tiene su origen particular, sí es posible que la falta de control tenga mucho que ver. Ahora, ¿cómo lograr superar los miedo sin convertirse en “control freak”? Cuando el miedo, la ansiedad y el pánico se apodere de ti, trata de hacer esto:

 Calma tu respiración.

Al experimentar miedo, la respiración se torna superficial y rápida, lo cual hace que aumente la ansiedad. Es por eso que controlar la respiración es el primer paso para tranquilizarte. Para lograrlo, tus exhalaciones se deben volver más largas que tus inhalaciones. Una buena referencia es el inhalar por 3 segundos y exhalar por 7 segundos.

Distrae tu mente.

Los miedos tienen origen muchas veces en la mente más que en la realidad. Cuando los miedos empiecen a apoderarse de ti simplemente hazte consciente que los están sintiendo y ¡deténlos! Piensa en alguna otra cosa o simplemente enfócate de nuevo en tu respiración. Cuenta inhalaciones y exhalaciones como si contaras borreguitos para poder dormir.

Prepárate para el relax.

Cuando el miedo empieza a apoderarse de ti, empieces a sudar, a respirar rápidamente y hasta sentir que estás perdiendo el control, busca una salida que te relaje. Desgraciadamente hay eventos o actividades que pueden causar mucho miedo y nerviosismo como el tener una entrevista o cita de trabajo, un cambio importante de vida, hablar en público, una cita con el dentista, un vuelo en avión, unos análisis de sangre, etc. En estos casos empieza por usar la técnica de respiración 3-7, al mismo tiempo que empiezas a pensar en otra cosa diferente a lo que te da miedo.

Usa otra parte de tu cerebro.

Cuando tenemos miedo y sufrimos de ansiedad o pánico es mucho más difícil pensar claramente, pero si nos forzamos a pensar con la “menta analítica”, lograremos diluir la emoción y empezaremos a sentirnos más tranquilos. ¿Cómo se hace esto? Empieza pensando por ejemplo en números. Una idea efectiva es el medir tu miedo en una escala del 1 al 10. Pregúntate: ¿en qué nivel está mi miedo en este momento? El simple hecho de empezar a pensar en otra cosa activará tu mente analítica y el miedo empezará a diluirse. Concéntrate en esto unos minutos y vuelve a medir tu miedo en la misma escala. Es muy probable que ya haya disminuido.

Controla tu imaginación.

Las emociones como el miedo y la ansiedad hacen que nos imaginemos lo peor y empecemos a proyectar a futuro los peores escenarios. Por ejemplo el pensar como tu avión cae en picada, como tu doctor te da las peores noticias, como tu jefe te corre por no haber llegado a tu meta de ventas o como te llaman por teléfono a media noche para darte la peor de las noticias. Aquí es cuando la imaginación nos saca de control y nos trae aún más miedo. Para contrarrestar esto regresa a las respiraciones profundas y toma un camino diferente. Imagina la situación resolviéndose favorablemente y trata de recuperar tu tranquilidad y confianza. Esto empezará a condicionar a tu mente a imaginar escenarios positivos y constructivos en lugar de catástrofes.

 Tips rápidos para controlar los miedos:

1.Acepta tu miedo.

2.Mídelo en una escala del 1 al 10.

3.Respira profundo hasta que sientas como baja un poco el nivel de miedo.

4.Trata de actuar normalmente para así mandar un mensaje a tu inconsciente de que nada inusual está sucediendo.

5.Realiza unos minutos de meditación todos los días.

6.Aprende a controlar tu respiración.

7.Busca momentos para centrarte y sentir paz como durante la oración, la lectura y el silencio.

Al lograr controlar los miedos lograrás un sentido de realización que beneficiará las demás áreas de nuestra vida.

Autor entrada: Dosis Diaria

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.