¿Divorciada? Es el fin del matrimonio, más no de tu vida

 

El matrimonio acabó, años de ilusión se han terminado, pero tu vida no. Aprende a resurgir de esta etapa a una nueva llena de ilusión y de cosas nuevas.

Acabas de firmar tu divorcio y no sabes qué vas a hacer son tu nueva vida. Ahora que el divorcio es final puede ser que te sientes vacía y no sepas qué hacer, pero hay mucho por realizar. Este es un gran momento para reevaluar tus prioridades, intereses y metas, de empezar de nuevo y redescubrir tu felicidad. Aprovecha la oportunidad para convertir tu vida en algo que en verdad ames, para crecer espiritualmente, acercarte a tu familia, reencontrarte con amistades, estudiar un curso o una carrera universitaria, cambiar de look, irte de viaje, o incluso cambiar de residencia. Lo más importante es que vivas una nueva vida que sea tan satisfactoria como tú la quieras. Descubre como lograrlo con estos consejos:

No dejes tu vida en espera

Muchas personas que se separan o se divorcian ponen su vida en espera pues en lo más profundo de su alma esperan a que su marido regrese algún día. Por eso dejan sus proyectos sobre todo por el miedo al cambio. Esto puede robarte energía que puedes usar en el presente y no en el pasado. Trata de utilizar esa energía en seguir con tu vida normal. No importa cuanto miedo tengas, empieza con tu nueva vida. Hazlo poco a poco pero con la convicción de que sobrevivirás este fuerte trago en tu vida y que tienes frente a ti una enorme posibilidad de mejorar tu vida.

Cambia tu actitud

El divorcio puede traer consigo problemáticas que nunca hubieras anticipado. Que si tu ex no te da la pensión mensual, que si quiere ver a sus hijos justo el fin de semana que tú te los vas a llevar a la playa, que si están peleando por quién se queda con la casa, etc. Todo esto puede traerte tremendos dolores de cabeza y aumentar aún más tus niveles de frustración. Este es el momento de cambiar tu actitud de negativa a positiva. Suena difícil pero no es imposible. Ve estos tropiezos como eso y nada más pues seguramente hay otras cosas en tu vida que sí funcionan bien como tu trabajo o tu relación con tus hijos, etc. Si no puedes cambiar la situación, por lo menos cambia de actitud.

Se amable contigo misma

Este es uno de los momentos de tu vida en el cual debes de ser más paciente, amable y cariñosa contigo misma. No debes de juzgarte ni reprocharte por el divorcio. Hay momentos como estos en los que sientes que tu vida se detiene y no puedes lograr que avance. Trata de tomar esto con mucha calma, de dejar atrás el perfeccionismo y los reproches de que debiste de hacer más para que tu matrimonio funcionara o que te hubieras aguantado en el matrimonio aunque ya no funcionara, etc. El bloqueo más grande para la transformación es el pensar que no debes de estar viviendo este momento en tu vida y que deberías de estar más adelante en tu desarrollo personal. El momento que estás viviendo, es por alguna razón en particular y seguramente pronto volverás a avanzar hacia un mejor futuro. Recuerda que eres lo suficientemente fuerte para sobrellevar este momento y que ésta es una oportunidad para crecer como individuo.

No pienses que fue un desperdicio tu matrimonio

Este tipo de pensamientos sólo te harán sentir frustrada y hagas lo que hagas no podrás borrar de tu vida el matrimonio. Mejor recuerda los momentos buenos que viviste en tu matrimonio en lugar de sufrirlos. Cada experiencia de nuestra vida la vivimos por alguna razón en particular y debemos de aprender de ellas y convertirlas en una oportunidad para crecer como seres humanos. Si tuviste la fortuna de tener hijos, simplemente por la razón de haberlos tenido, valió muchísimo la pena ese matrimonio.

Vete de viaje

Después de un divorcio, es recomendable cambiar tu atmósfera y salir de viaje. Escoge un lugar que no hayas visitado mientras estabas casada para que no lo asocies con tu esposo. Escápate el mayor tiempo posible y asegúrate de descansar y sobre todo divertirte mucho. Ponte como regla no pensar en tu ex marido ni en tu proceso de divorcio durante todo el viaje. De esta manera regresarás con una nueva energía y deseos de volver a ser feliz sin tu esposo.

Reencuéntrate con los que quieres

Este es un momento ideal para reencontrarte con tu familia. Seguramente tanto tus familiares como amigos les dará mucho gusto saber de ti. No tengas miedo de decirles acerca de tu divorcio. Esta confesión les demostrará que aún les tienes confianza y que deseas su apoyo. Al crear nuevos grupos de apoyo, te sentirás más comprendida y menos sola. Además tendrás más personas a quién buscar en los momentos en los que te sientas triste.

Cuida tu salud

La salud física está sumamente ligada a la salud emocional. El dolor emocional que sientes se puede manifestar en dolores de espalda, de cabeza, en trastornos digestivos y más. Por eso en momentos de alto estrés como éste es cuando debes de estar pendiente de tu salud. Date tiempo para hacer ejercicio regularmente, el cual te hará sentir con mejor ánimo y más energía. Además trata de comer sanamente aunque creas que después de lo mal que te ha ido con el divorcio lo que más quieres hacer es consentirte comiendo pasteles, galletas y pizzas. Recuerda que si no te cuidas en estos momentos, en unos meses, estarás sufriendo con unos kilos de más, lo cual puede afectar a tu autoestima.

Vuelve a la escuela

Una manera excelente de crear una nueva vida es regresar a la escuela. Si no estudiaste una carrera, este un momento ideal para hacerlo. Puedes también inscribirte en algún curso, diplomado o alguna maestría. Esto ayudará a que te sientas nuevamente motivada con tu vida personal y que además logres mejorar tus posibilidades para encontrar un mejor trabajo o que incluso seas promovida en el que ya tienes. Por último busca en tu comunidad, cursos prácticos de mecánica, electricidad, primeros auxilios, etc. para que puedas actuar en caso de emergencia en tu casa ya que ahora no hay un hombre en casa.

Hazte un cambio de look

Este es un consejo muy trillado, pero es muy recomendable pues hace maravillas con la autoestima de una mujer. Según datos de salones de belleza de la Ciudad de México, el 65% de las mujeres divorciadas llegan a un salón con la intención de cambiar completamente su look. El cambio que más buscan las mujeres es en el pelo pues piden un corte diferente y cambiar el color del mismo. Otras mujeres compran un guardarropa nuevo y se empiezan a vestir un poco más sexy. Y pues sea lo que sea, busca hacerte un cambio de imagen con el que te sientas de nuevo atractiva y sobre todo feliz.

Remodela tu casa

No hay peor sufrimiento que ver el sillón en donde tu ex se sentaba a ver el futbol, o la taza en la que tomaba su café en la mañanas. Por eso, tan pronto como él salga por la puerta, remodela tu casa. No importa si no tienes mucho dinero, sólo mueve los muebles de lugar, regala todas las cosas que te recuerden a él y si puedes compra algunos muebles o artículos que alegren tu hogar de nuevo. Mejorando tu entorno lograrás que te sientas con la energía y el ánimo para comenzar una nueva vida.

viaja-sola

Un divorcio es una oportunidad maravillosa para:

  • Conocer lugares nuevos.
  • Hacer nuevas amistades.
  • Volver a vivir un tórrido romance.
  • Tomar un pasatiempo que te haga feliz.
  • Tener de nuevo el control remoto de la T.V.
  • Planear el fin de semana a tu gusto.
  • Quedarte en la cama todo el domingo.
  • Dejarte de pelear con él.
  • Volver a ver chick flicks en el cine.
  • Dejar de dar explicaciones sobre todo lo que haces.

 

Please follow and like us:
0

Post Author: Dosis Diaria

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *