Ahora sí enflaco

 

¿Uno de tus propósitos de Año Nuevo es bajar de peso? Bajar de peso a largo plazo no consiste en sacrificarte por unos meses y luego volver a tu viejo estilo de vida. Para tener éxito duradero, es necesario hacer cambios para el resto de tu vida y convencerte qe si quieres estar sana, necesitas vivir de una nueva manera. Aquí algunos consejos:

–       Cambia tu manera de comer- Las mujeres que no sufren con su peso llevan una alimentación sana ¡y la disfrutan! Ellas, en lugar de comer una hamburguesa doble con papas y refresco y después matarse de hambre porque se sienten culpables por lo que comieron, comen un plato con pollo o pescado, verduras y un poco de arroz o pasta. Lo importante para ellas es alimentarse de manera balanceada en cada comida sin sentirse muertas de hambre. Una de mis amigas dice que no puede vivir sin los chocolates, pero que no los come diariamente, sino que los disfruta sólo los fines de semana y en porciones pequeñas.

 

–       Reduce tus raciones- Según los nutriólogos, los seres humanos estamos comiendo más que nunca. Las porciones se han vuelto más grandes que hace varios años por lo que consumimos 500 calorías diarias “extras” cada día. Es por eso que mis amigas que están en su peso, en lugar de privarse de lo que tanto les gusta, consumen pequeñas porciones de comida. Pero, ¿cómo saber si estamos comiendo demasiado? Esta tabla te ayudará:

 

Una bola de béisbol equivale a Una porción de frutas o verduras
El puño de tu mano equivale a Una porción de arroz o pasta
La palma de tu mano equivale a Una porción de carne, pescado o pollo
Una pelota de golf equivale a Una porción de nueces o semillas
El ratón de la computadora a Una porción de papa cocida
Un compact disc equivale a Una porción de hot-cakes o waffles
Tu pulgar equivale a Una ración de grasas
Una pelota de ping-pong equivale a Una ración de aderezo de ensalada
Cuatro dados equivale a Una ración de queso

 

–       Deja lo engordante fuera de la casa- Otro gran consejo que me han dado es el evitar comprar cosas que engorden. Uno comete el error de comprar galletas, pastelillos, papas y refrescos para los invitados inesperados o para que nuestros hijos los coman de vez en cuando. Esto provoca que nosotras acabemos comiendo estos alimentos que no nos nutren y sólo hacen que engordemos. Por eso trata de comprar sólo alimentos nutritivos y dejar las tentaciones fuera de la casa.

 

–       Aumenta tu actividad física- Para bajar de peso es importante realizar algún tipo de ejercicio. Pero ¿qué pasa cuando debido a nuestras ocupaciones diarias nos es imposible hacer tan sólo 5 minutos de ejercicio? Es tiempo de considerar cambiar nuestro estilo de vida a uno más activo. Una chava que conozco se reúne con sus amigas, en lugar de en un café, en un parque para así poder caminar mientras se ponen al tanto de sus vidas. Otra amiga hace todas sus compras a pie. Estaciona su coche y se va caminando a todas las tiendas a las que tiene que visitar. Y otra amiga que tiene hijos pequeños, toma como su rutina de ejercicios, el jugar con sus pequeños en el jardín.

 

–       Bebe mucha agua- Este consejo ya lo había escuchado varias veces pero otra de mis amigas me aseguró que ella no se había dado cuenta de que muchas veces en las que sentía deseos de comer algo, sólo era sed lo que tenía. Por eso ahora toma sus dos litros de agua reglamentaria al día lo cual le ha ayudado a bajar de peso. Cuando estamos deshidratadas el metabolismo funciona de manera más lenta, nos sentimos fatigadas y con más deseos de comer alimentos altos en carbohidratos y azúcares, así que ¡a beber agua!

 

–       Levanta esas pesas- No me había dado cuenta de la importancia de hacer ejercicios con peso. Según una nutrióloga con la que hablé. Cada vez que nos ponemos a dieta, no sólo perdemos grasa, sino que también perdemos músculo, lo cual puede perjudicar nuestra salud. Es por eso que los ejercicios con pesas se han vuelto cada vez más importantes para conservar la figura. Al hacerlos, prevenimos la osteoporosis, conservamos la masa ósea y aumentamos la masa muscular, lo cual nos ayudará a quemar más calorías aún en reposo. Lo ideal es hacer ejercicios de resistencia o con pesas tres veces a la semana, junto con ejercicios aeróbicos.

 

–       Evita que la comida te escoja- Una de las razones por las que muchas mujeres subimos de peso es porque nos dejamos llevar por los antojos, A mí me pasa todos los años con la rosca de reyes pues siento que no me puedo controlar, pero para cada mujer los antojos son diferentes. En un libro leí una frase que se me quedó muy grabada: “Escoge tus alimentos, no permitas que éstos te escojan a ti”. Por eso es importante romper los patrones automáticos de reacción hacia los antojos. De ahora en adelante, cuando tengas un antojo puedes hacerte las siguientes preguntas: ¿De verdad tengo hambre?, ¿Se me antoja este alimento por algo que me acaba de suceder?, ¿Qué otra cosa puedo comer que me satisfaga pero que engorde menos?, ¿Qué prefiero, el alimento o tener un cuerpo en forma y sano? La finalidad de esta estrategia no es dejar de comer lo que nos gusta sino asegurarnos de que lo estamos comiendo por las razones adecuadas y no para llenar huecos emocionales.

 

–       Nunca te saltes el desayuno- Este es uno de los errores que cometemos muchas mujeres, sobre todo las que estamos muy ocupadas. Salimos corriendo de la casa sin nada en el estómago y a la hora de la comida ingerimos todo lo que nos ponen enfrente. Esto provoca que comamos de más a lo largo del día pues tenemos mucha hambre, además de que nuestro metabolismo se torna más lento.

Please follow and like us:
error0

Autor entrada: Dosis Diaria

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *