8 secretos para bajar de peso

Bajar de peso puede ser una dura batalla o algo muy sencillo. Todo depende de tomar las decisiones correctas todos los días para tener hábitos más saludables que ayuden a mantener el peso adecuado y una mejor salud. Por eso quiero compartir contigo 8 secretos que han ayudado a muchas personas no solo a bajar de peso sino mantenerse a través del tiempo.

 

1.Estar listo para cambiar tu vida

Esto te ha se sonar muy radical pero la realidad es que si consideras a una dieta para bajar de peso como algo temporal serán muy pocas las expectativas de que mantengas la baja de peso a largo plazo. Pero si estás preparado para hacer un cambio en tu vida, aprender buenos hábitos de alimentación, ejercicio y salud, lograrás resultados a largo plazo. Al principio será difícil, como cualquier otro cambio en tu vida, pero al empezar a ver buenos resultados en tu cuerpo y salud, la motivación irá creciendo.

 

2.Planea tus comidas

Uno de los éxitos de una dieta saludable es planear tus comidas con anticipación; desde tener los alimentos adecuados en casa, hasta la preparación de estos. Si no tienes nada saludable para comer en tu hogar, cuando tengas hambre, comerás lo primero que te encuentres. Pero si por otro lado, ya planeaste lo que comerás en los siguientes días y tienes las comidas preparadas, va a ser más fácil que te alimentes correctamente. Algunas ideas: cuando vayas de compras, llena tu carrito de alimentos frescos como frutas, verduras, proteínas bajas en grasas, grasas buenas, granos y semillas. Organiza un día para picar fruta y verdura y preparar platillos saludables para que los puedas comer fácilmente cuando tengas hambre.

3.Entrena tu paladar

¿Te has dado cuenta que muchas personas delgadas o fit comen muchos alimentos saludables? Sí, ellos en verdad disfrutan comer una ensalada, o desayunar un acai bowl en lugar de unos chilaquiles o un pan dulce. Esto es porque han entrenado su paladar y cuerpo para disfrutar más de alimentos frescos, bajos en grasas y azúcares, que un trío de hamburguesa, papas fritas y refresco. El entrenamiento de paladar no es algo que sucede de la noche a la mañana pero sí poco a poco. Al ir eliminando el exceso de alimentos azucarados, hipercalóricos, fritos y procesados, tu paladar se irá acostumbrando a otros sabores y texturas y disfrutarás más los alimentos naturales y sanos.

 

4.Come variado

Nadie puede sobrevivir con una dieta de caldo de pollo desgrasado y pollo a la plancha con verduras al vapor. Si tienes mucha fuerza de voluntad quizás lo logres un mes o dos, pero tarde que temprano el cuerpo se va a rebelar y querer algo diferente, no necesariamente engordante, pero sí diferente. Así que busca que tu dieta para bajar de peso tenga variedad. En la naturaleza hay un enorme ramillete de frutas y verduras de mil colores, texturas y sabores, solo que muchas veces no sabemos como cocinarlas. Busca recetas saludables en recetarios de cocina, en sitios como Pinterest y hasta en Instagram, en donde hay muchas cuentas de nutrióloga(o)s y health coachs que suben recetas deliciosas en sus versiones fit. Recuerda que tienes que disfrutar lo que comes y sentir que en verdad te estás nutriendo para no quedar muerta de hambre al terminar tus comidas. Cuando quedas satisfecho tendrás menos ganas de comer alimentos que no sean nutritivos o sean muy altos en grasas o azúcares.

 

5.Cuida tus porciones

Este suele ser un gran conflicto en cuanto a la dieta. Personas que comen muy sano pero que no bajan de peso pues no miden sus porciones. Y si por mucho que comas sano, consumes más calorías de las que gastas o quemas, estarás saludable pero no bajarás de peso. Además tu estómago no se acostumbrará a menos cantidad de alimento. Empieza midiendo tus porciones y reduciéndolas si estas son demasiado grandes. Esto sin duda ayudará a que bajes de peso.

6.Hidrátate y descansa

Primero que nada, debes mantener una hidratación correcta pues te ayudará a tener una mejor digestión y a que sientas menos hambre. Obviamente la recomendación de hidratación es a base de agua, no refresco de dieta, ni jugos o café. Si eres de las personas que no le gusta el agua simple, prueba infusionar pequeños pedazos de frutas en tu agua para darele un ligero sabor. Prueba con sandía, naranja, toronja, mandarina, berries, melón, manzana, durazno, etc. Por otro lado, se ha descubierto que las personas que no duermen las horas suficientes son más propensas a subir de peso, por lo que es muy importante disfrutar de un sueño reparador todas las noches de 7 a 8 horas en promedio.

 

7.Evita el todo o nada

Llevas varios días siguiendo la dieta perfectamente. Llegas a la oficina y como es cumpleaños de una compañera, llevan un delicioso pastel y decides que no puedes resistir un pedazo de ese cheesecake con fresas. Te lo devoras todito y al terminar te sientes tan culpable de que rompiste la dieta, que decides hacer de tu día una comilona completa. A la hora de la comida decides comer tres rebanadas de pizza de meat lovers y como postre un sundae de caramelo. A media tarde vas a la tiendas y compras una bolsa de papas fritas con un refresco y cenas una torta de milanesa. Esta forma de pensar de que si ya rompiste la dieta, mejor la dejas hasta el siguiente día, o peor aún, hasta el siguiente lunes es una de las causas de subidas rápidas de peso y por ende, de pérdida de motivación.

 

8.Realiza ejercicio de fuerza

La única manera en la que puedes acelerar tu metabolismo es creciendo la masa muscular en tu cuerpo. Por eso concéntrate en hacer ejercicio de fuerza, ya sea con aparatos en el gimnasio, con ligas o con ejercicios con tu propio peso. Estas actividades estimulan el crecimiento del músculo, el cual requiere de más calorías para funcionar. Además del entrenamiento de fuerza se debe agregar ejercicio aeróbico de baja intensidad como trotar, bailar, caminar, elíptica, bicicleta, etc. para estimular la pérdida de grasa al mismo tiempo.

 

Please follow and like us:
0

Post Author: Dosis Diaria

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *